Oficinas con exceso de luz para trabajar

 

Oficinas y despachos abusan en ocasiones de la luz natural para iluminar sus espacios de trabajo. Aunque siempre es mejor una iluminación natural que la iluminación artificial hay que favorecer su entrada en el centro de trabajo con moderación para evitar un exceso de luz que perjudique el normal desarrollo de la jornada de trabajo.

La mejor iluminación, luz natural

La mejor iluminación es la luz natural, ya que está demostrado que las oficinas bien iluminadas tienen menos absentismo laboral y una mayor productividad entre sus trabajadores. La luz natural nos ayuda a estar en contacto con el exterior y resulta menos perjudicial para la salud visual que un foco de luz artificial.

La entrada de luz natural debe producirse de forma ajustada a las necesidades del espacio para conseguir que solo entre la estrictamente necesaria. De esta forma los trabajadores cuidan su salud visual y tienen la sensación de estar trabajando en una oficina cercana al exterior y a la vida fuera de sus cuatro paredes.

Ni oscura ni demasiada luz

En cualquier caso, el control de la entrada de luz debe producirse de forma efectiva. Está demostrado que un exceso en la entrada de luz natural puede conllevar molestias al trabajador. Por ejemplo, es un gran error colocar las mesas de trabajo de frente a una ventana o de espaldas a la misma, ya que los deslumbramientos y reflejos afectan el normal desarrollo de la actividad laboral.

Además, ahora que los interiores de las oficinas son minimalistas, elegantes y con abuso de tonos neutros como el blanco, el reflejo que se produce de la luz natural que entra por las ventanas es superior y genera una sensación de demasiado brillo. Ahora en primavera el sol tarda en subir e incide directamente en las plantas superiores de los edificios, lo que perjudica a los trabajadores ubicados en esas plantas.

Todo ello conlleva molestias en las pantallas de los ordenadores a la hora de escribir, dibujar o diseñar. Esto puede provocar en los trabajadores dolor de cabeza, estrés físico y mental e incluso astenopia o fatiga ocular. El resultado, una mayor incomodidad del personal y una menor productividad.

Protección con láminas solares

La protección con láminas solares para edificios puede ser la mejor solución para controlar la cantidad de luz natural que entra en las oficinas. La instalación de láminas solares en Vitoria de la mano de empresas profesionales como Solarcheck Vitoria está ayudando a cientos de oficinas a mejorar su iluminación gracias al laminado.

Estas láminas antideslumbramiento reducen los reflejos del sol y la concentración de calor. Son láminas de color plata oscura instaladas en el exterior de las ventanas que, además, impiden ser vistos desde el exterior. Es una solución ideal para oficinas con mayor exposición al exterior evitando comprometer la intimidad profesional.

Las láminas solares ayudan a conseguir una correcta visibilidad de las pantallas de ordenador, evita el sobrecalentamiento de los elementos expuestos a la luz (ordenadores, impresoras…) y evita la sensación de calor de manera perceptible. Por tanto disfrutamos de las ventajas de la luz natural de forma que no perjudica ni a las personas ni a los componentes de la oficina.

El confort visual que se consigue es tan agradable como si las paredes fuesen opacas, lo que evita la fatiga visual y el cansancio antes de tiempo. Este tipo de láminas reducen también los índices caloríficos, lo que ayuda a conseguir una temperatura más agradable en el interior de las oficinas reduciendo el uso de elementos de climatización.

De esta forma la empresa logra un ahorro en el gasto energético muy interesante al finalizar el año. En apenas 3 años se amortiza la inversión en las láminas solares para edificios. Todo ello además con una reducción en la exposición a los rayos UVA de hasta un 90%, lo que ayuda a cuidar la salud cutánea de los trabajadores.

Con las láminas antideslumbramiento evitamos también el sobrecalentamiento de los equipos informáticos evitando que se deterioren y averíen antes de tiempo. También sirve para proteger muebles, cortinas, suelos y mobiliario expuesto al sol evitando la pérdida de color y su deterioro más rápido.

Estas láminas para edificios presentan una larga vida útil y no pierden eficacia con el paso del tiempo. También se pueden limpiar con total normalidad como si de cristales se tratase sin que se deterioren y conservando todas sus propiedades. En resumen, una instalación de este tipo de láminas durará años y años en perfecto estado rentabilizando la inversión realizada.

Desde Solarcheck Vitoria llevamos a cabo la instalación de estas láminas para edificios de oficinas y de todo tipo. El objetivo es que los usuarios disfruten de la luz natural de forma más agradable, sin que afecte a su salud visual y su productividad y favoreciendo un entorno de trabajo confortable con una temperatura más agradable.